DEONTOLOGÍA EN EL PERIODISMO INMERSIVO

¿Cómo podremos verificar la autenticidad de una noticia transmitida por gafas de realidad virtual? ¿Existirán herramientas capaces de distinguir la manipulación de un vídeo 360º? El Periodismo se plantea estas cuestiones éticas mientras la tecnología avanza imparable.

«Una verdad sin interés puede ser eclipsada por una falsedad emocionante.»

Aldous Huxley

INTRODUCCIÓN

La integración de las tecnologías a la hora de enriquecer el contenido informativo es un hecho. Esto ha provocado que se haya ido modificando paulatinamente el discurso teórico a la hora de definir el papel de los actores implicados en los aspectos referentes al Periodismo. El público ya no se conforma con ser un mero espectador o un sujeto pasivo del proceso comunicativo.

Buscar la conexión personal y crear historias que puedan ser vividas desde un vínculo emotivo son realidades que han transformado la mera transmisión de una noticia en un diálogo con la audiencia, una conversación, un intercambio.

Estos nuevos formatos informativos abren la puerta a grandes posibilidades a la hora de vivir las historias a través de los cinco sentidos. Entre sus virtudes, destaca la de provocar un nivel superior de empatía en el espectador de una manera mucho más directa, siendo capaz de acelerar su pulso, suscitarle emociones más reales e intensas o erizar el vello de sus brazos con el contenido que está no sólo visualizando, si no experimentando. Es por ello que nos enfrentamos a una herramienta con mucho potencial por desarrollar y que podría ser utilizado para revolucionar el Periodismo como ningún otro formato ha logrado antes: sentir la noticia. Los medios de comunicación están incorporando paulatinamente estas tecnologías a sus herramientas de trabajo, ofreciendo a su audiencia una alternativa informativa más interactiva y basada en la experiencia de usuario.

Sin embargo, nos encontramos en tiempos de altos índices de manipulación informativa. Este hecho, unido a la democratización del conocimiento tecnológico, dificulta cada vez más la verificación de la información, puede contribuir a la aparición de un nuevo nicho para las conocidas fake news, que se han extendido con suma facilidad a través de las redes sociales en los últimos años.

Estamos, por lo tanto, ante la oportunidad de disfrutar de la inminente sinergia de avanzada tecnología y comunicación, el desafío de hacer un uso responsable de las mismas y el desafío de identificar los contenidos generados con el fin de desinformar o manipular a las masas.  A lo largo de este reportaje, veremos las utilidades que se da en los medios de comunicación a estos grandes avances y el creciente debate que se plantea acerca de la ética en el uso de estas avanzadas tecnologías para generar contenidos informativos.

A continuación, situamos cronológicamente algunos de los avances más influyentes de la historia en materia de comunicación y, en contraposición, numerosos hitos relacionados con el mundo de la información. De esta manera, es posible situar en el tiempo, el impacto que han tenido los descubrimientos más importantes a nivel tecnológico o científico y relacionarlos con hechos fundamentales que cambiaron la historia del periodismo y algunas de sus herramientas o hábitos de trabajo, en mayor o menor medida.

«Virtualmente, cada gran avance tecnológico en la historia de la especie humana, desde el invento de las herramientas de piedra y la domesticación del fuego, han sido éticamente ambiguos.»

Carl Sagan

TIPOS DE TECNOLOGÍAS

Existen diferentes tipos de avances tecnológicos que están impactando en la manera de hacer periodismo. Desde la llegada de la web 2.0, en la que la interacción de la persona con el contenido se convirtió en el epicentro conceptual de todo diseño, el tradicional storytelling, con una audiencia más pasiva y receptora de la información, le abrió paso a lo que conocemos como storyliving, en el que los contenidos se enriquecían de tal manera que conformaban un universo experimental. Incluso el concepto de «lector» ha tenido que reservarse prácticamente para la prensa escrita en favor de otros más precisos y amplios como «consumidor» o «usuario».

De esta forma, vemos que el storyliving puede abarcar desde una infografía que contiene vídeos, sonido y texto, hasta un reportaje web sobre sobre resultados electorales que incluye gráficos interactivos donde el usuario puede filtrar por municipio y partido, o incluso comparar con los anteriores comicios. Esa manera de ampliar la información y de enriquecer la experiencia, unida a la progresiva democratización de muchos de los avances tecnológicos y científicos como los fechados en el gráfico de la sección anterior, han permitido sinergias tan interesantes como las de las tecnologías 3D, 360, Realidad Virtual o Realidad Aumentada en el ámbito de la comunicación. 

Explicamos brevemente algunos de los que más están impactando en la manera de producir contenidos periodísticos y en las nuevas experiencias que ponen al alcance de la audiencia. 

Realidad Virtual (VR)

La realidad virtual es quizá la tecnología más inmersiva desarrollada hasta la fecha. A través de unas gafas, permite a los espectadores experimentar la información de una manera muy directa y que le simula el mismo lugar de la noticia, situándole en el lugar de los hechos dimensionalmente. Debido a la sensación que produce a través de sus sentidos, el impacto emocional es mayor, logrando un calado profundo. Sin embargo, su coste resulta aún elevado, por lo que no se ha democratizado por completo en el ámbito de los medios de comunicación, salvo en gigantes del sector como la BBC o The New York Times, que producen contenidos desde hace un tiempo.

Vídeos 360

Es una tecnología más extendida en canales como Youtube ya que es posible generar contenidos mediante grabaciones de teléfonos móviles inteligentes. Generalmente consiste, bien en entornos de tipo estático, bien en vídeos con desarrollo propio en los que el espectador puede realizar una navegación periférica, si lo desea, utilizando el puntero de su dispositivo, pudiendo fijar el foco en la acción que más le interese. Al igual que la tecnología de realidad virtual, implican al espectador de manera más emocional que la noticia tradicional, aunque sin el nivel de sotisficación que pueden alcanzar unas gafas VR. El coste de esta tecnología es más reducido.

Realidad Aumentada

Descendiendo otro peldaño más en la democratización de las tecnologías más avanzadas, nos topamos una que permite contar al espectador las noticias de una manera más gráfica y dinámica, combinando realidad y elementos tridimensionales (volúmenes, figuras, gráficos) proyectados a través de la pantalla. Se diferencia de la Realidad Virtual en que la Realidad Aumentada transforma la realidad, enriqueciéndola con información digital, mientras que la primera reproduce y te traslada a una reproducción parcial o total de un determinado espacio. El coste de la Realidad Aumentada es también menor para el usuario, ya que únicamente requiere, en el mejor de los casos, de un teléfono móvil inteligente.

Fotografías 360º

Al igual que los Vídeos 360º, permiten al usuario relacionarse con el entorno de la noticia según le interese. La diferencia reside en que la imagen es estática. Esta tecnología pueden sernos útiles cuando la carga informativa de una noticia no es muy elevada o no se desea distraer al lector con contenido multimedia de excesivo calado, deseando incidir únicamente en detalles visuales sin matices de tipo sonoro o sin necesidad de que los acontecimientos evolucionen en la reproducción del contenido. Su coste es muy bajo, ya también es posible crear y reproducir este tipo de fotografías con un teléfono móvil inteligente.

«Si el pensamiento corrompe el lenguaje, el lenguaje también puede corromper el pensamiento.»

George Orwell

FAKE NEWS

Desde la intensa campaña electoral de Donald Trump en 2016 que le llevó a la Casa Blanca, las noticias falsas o fake news se acuñaron como concepto y problema actual del mundo de la comunicación al mismo tiempo. Sin embargo, el hecho de que se hayan identificado recientemente gracias a la popularización de las redes sociales como medio informativo y de su uso ventajista con intereses particulares, las generación de contenidos que buscaban desinformar o manipular la opinión de las masas siempre ha estado ahí. La antesala de las guerras fue sido un buen caldo de cultivo para este tipo de informaciones en forma de propaganda. Hitler la utilizó mucho antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial para hacerse con el control de Alemania explotando las debilidades del pueblo germano; Franco, por su parte, hizo lo propio poco después con los periódicos afines al alzamiento de Julio de 1936, además de mantener una férrea línea de manipulación informativa durante los treinta y cinco años que se extendió su dictadura en España.

Analizamos brevemente, a continuación, algunas de las claves de las fake news con la intención de relacionarlas posteriormente con la preocupación creciente de algunos expertos ante la inminente popularización de contenidos de avanzado carácter tecnológico y el auge de un problema de manipulación informativa que está golpeando severamente en uno de los pilares del sector de la comunicación: la credibilidad.

«El tiempo de la reflexión es una economía de tiempo.»

Publio Siro

ANÁLISIS

La relación entre las audiencias y la información ha cambiado radicalmente desde la aparición, primero de Internet y, después, de los dispositivos móviles. La proactividad que caracterizaba a un lector a la hora de informarse ha dado paso a un aluvión de notificaciones difíciles de filtrar. Las redes sociales se están imponiendo como un poderoso medio de comunicación, aunque la fiabilidad de sus contenidos no sea óptima. Las tradicionales newsletter o, más recientemente, las notificaciones de escritorio de páginas web también permiten disfrutar de su particular nicho dentro de este competitivo mercado por llegar a las audiencias.

En numerosas ocasiones, si un usuario no dispone del tiempo o el interés suficiente como para discriminar una información, se da la circunstancia de que comparta ese contenido sin haberlo siquiera leído por completo. Este es uno de los muchos problemas actuales que aprovechan las fake news para multiplicarse: la impulsividad, el exceso de información y la confusión informativa reinante. Los datos dicen que no son muchas las personas capaces de reconocer haber estado expuestas recientemente a noticias falsas y, sin embargo, son mayoría las que obtienen la información de internet, bien sea de las redes sociales, de páginas web o por suscripción a los mencionados boletines de correo electrónico.

De esta forma, por ejemplo, se plantean problemáticas en torno a los contenidos producidos en realidad virtual. Tom Kent, editor de Estándares de Associated Press, se plantea dudas acerca de la objetividad de un modelador 2D/3D a la hora de decidir qué ángulos podrá visualizar un usuario y, como posible solución, sugiere una aclaración del medio informando de los elementos representados de manera imprecisa. Surge entonces el interrogante acerca de uno de los objetivos de esta tecnología: crear emoción. ¿Podría un periodista verse tentado a omitir ciertos detalles del escenario que pudiesen interferir en el efecto emocional deseado? Si esta problemática ya se está produciendo en los medios de comunicación tradicionales, podría aparecer el conflicto entre el objetivo informativo y la imparcialidad.

Otro posible debate es el que gira en torno a la trivialización con el sufrimiento de los protagonistas de la información. Al tratarse de entornos virtuales, todo es una réplica de la realidad. Por ejemplo, Hunger in Los Angeles fue la primera experiencia de realidad virtual que se estrenó en el Festival de Cine de Sundance, en 2012. En ella, un hombre se derrumba en plena convulsión diabética. Si no se hubiese tratado con suficiente rigor y respeto esta problemática, buscando únicamente explotar el morbo o el sensacionalismo de la escena, ¿cómo detectarlo?.

«Actualmente no existe un conjunto establecido de estándares y ética sobre la aplicación del periodismo en entornos de realidad virtual»

Raney Aronson-Rath

Productora de Frontline, PBS

“La realidad virtual, generalmente, implica más coordinación entre el cámara y el sujeto que en el vídeo periodismo tradicional. […] Se le puede pedir a un sujeto que repita una acción, o que espere hasta que el propio cámara esté fuera de la vista para completar una tarea»

Jake Silverstein

Editor, Revista Time

“Nuestros proyectos se guían por cuentas de la vida real, y el hecho de haber capturado secuencias de audio y video de eventos reales es un marcador crítico para nuestros entornos simulados y personajes animados. Es algo en lo que siempre estoy pensando mientras negociamos límites»

Nonny de la Peña

Fundadora y CEO, Emblematic Group

Los expertos coinciden, por tanto, en las inmensas posibilidades de estos contenidos y en la necesidad de regular, de alguna manera, el grado de intervención del periodista en los mismos al hallarnos en un escenario inaudito. El debate sobre la subjetividad en los textos siempre ha estado presente en el Periodismo hasta que se definieron con claridad los diferentes géneros. No obstante, resulta muy complicado calcular indicadores sobre el índice de participación personal de un redactor en un contenido: determinar las razones por las que elige una u otra palabra, o enfatizar en uno u otro hecho. 

El periodismo inmersivo ha vuelto a poner de relieve este viejo debate al revolucionar por completo la forma de comunicar: desde la percepción sensorial. Estamos ante un desafío que permitirá renovar la comunicación en muchos aspectos más allá de lo tecnológico. Si decidimos abordarlo con el rigor que demanda la profesión, lograremos seguir fortaleciendo sus bases de cara a las futuras innovaciones, revoluciones y problemáticas que estén por llegar.

«La mejor estructura no garantizará los resultados ni el rendimiento. Pero la estructura equivocada es una garantía de fracaso.»

Peter Ferdinand Drucker

CONCLUSIÓN

Después de poner sobre la mesa la problemática de veracidad a la que se enfrenta el Periodismo y el desafío que plantean las nuevas sinergias tecnológicas, podemos obtener varias claves a la hora de abordar este desafío que, como hemos visto, supone una gran oportunidad de poner a prueba nuevamente la resiliencia de la comunicación ante los nuevos avances y, más concretamente, para salir reforzada en lo que a la integridad de su ejercicio respecta. Son varias las claves, las conclusiones y las posibles soluciones que se pueden extraer del análisis realizado.

LAS CLAVES

REALIDAD

Indicar qué parte del contenido se genera a partir de imagen real y qué parte es representada

OBJETIVO

¿Cuál es el objetivo periodístico del material que se ha producido? Se debe definir desde el inicio.

EDICIÓN

Calibrar el grado de integridad de la imagen: ¿cuánto nivel de alteración sobre el original se debe permitir?

RELACIÓN

¿Qué hechos relevantes están ocurriendo alrededor de la acción principal? ¿Influyen en la misma?

VERSIONES

¿Existen opiniones en conflicto acerca de los hechos reflejados? ¿Qué razones argumenta cada una?

VERIFICACIÓN

¿Están debidamente verificados y contrastados los hechos que se van a representar en las escenas elegidas?

LAS DEDUCCIONES

I

La transparencia no puede resolver todos los problemas que surgen en torno a las tecnologías inmersivas, pero es una necesidad absoluta en esta etapa inicial. Por lo tanto, es necesario analizar para qué propósitos periodísticos son apropiadas y para cuáles quizá representen más un problema que un beneficio.

II

El elevado contacto con la realidad que se proporciona a la audiencia puede provocar la errónea sensación de que, cada vez más, se está eliminando al intermediario entre quien experimenta la noticia y los propios hechos. La creación de estos contenidos también conlleva decisiones por parte de los profesionales, por lo que es de vital importancia empezar a determinar el nivel de intervención y de influencia que tienen en la confección y desarrollo de los mismos.

III

La transversalidad y la sinergia entre diferentes disciplinas siempre ha traído descubrimientos que han enriquecido y han permitido avanzar a sectores como la comunicación. Sin embargo, en materia de rigor, ética y deontología, es necesario contar con profesionales plenamente conscientes del valor de los contenidos que manejan y la importancia de su impacto en la sociedad.

IV

Uno de los aspectos del Periodismo que más ha contribuido a mejorar el auge de las fake news es el de la verificación de los hechos. Herramientas. El fact checking ha emergido con fuerza para contrarrestar las falsas informaciones y es importante que amplíe su radio de acción para abarcar todo lo que entrañe un riesgo de veracidad. La transparencia y la verificación de la información son necesarias para poner a prueba la fidelidad de los contenidos con la realidad, conformando uno de los pilares de la comunicación.

V

No sólo el storyliving está sacudiendo los cimientos de la comunicación. Otros avances, como el Periodismo de Datos, permiten complementar y enriquecer los contenidos sirviéndose de grandes volúmenes de datos que permiten recopilar, manejar y explotar actualmente avanzados sistemas de gestión de la información, el auge del Internet de las Cosas (IOT) o diversas herramientas de visualización. Con la combinación debida de estas herramientas es posible fortalecer aún más el aterrizaje de tecnologías como la realidad virtual o la realidad aumentada.

PLANIFICACIÓN Y DESARROLLO DE PROYECTOS EN LA RED

GRUPO 11

  • Leticia Elvira Candal
  • Aitor López Septién
  • Melanie Martín Navarro