Banco de conocimiento Ciberimaginario

Estándares web

Estándares web: Concepto

Un estándar web es un conjunto de reglas normalizadas que describen los requisitos que deben ser cumplidos por un producto, proceso o servicio, con el objetivo de establecer un mecanismo base para permitir que distintos elementos hardware o software que lo utilicen, sean compatibles entre sí.

El W3C, organización independiente y neutral, desarrolla estándares relacionados con la Web también conocidos como Recomendaciones, que sirven como referencia para construir una Web accesible, interoperable y eficiente, en la que se puedan desarrollar aplicaciones cada vez más robustas.

En la creación de las Recomendaciones del W3C participan sus Miembros (más de 400 organizaciones, distribuidas a lo largo de todo el mundo y de diversos ámbitos: grandes empresas de hardware o software, centros investigadores, universidades, administraciones públicas, etc.), el Equipo del W3C, expertos invitados, y cualquier usuario de la Web que quiera mostrar su opinión. Todos ellos trabajan conjuntamente a través de un proceso basado en el consenso, la neutralidad y la transparencia de la información.

Algunos de los estándares Web más conocidos y ampliamente utilizados son: HTML (HyperText Markup Language), para definir la estructura de los documentos; XML (eXtensible Markup Language), que sirve de base para un gran número de tecnologías; y CSS (Cascading Style Sheets), que permite asignar estilos para la representación de los documentos.

¿Cómo funcionan los estándares?

La creación de un estándar Web requiere un proceso controlado, que consta de varias etapas que aseguran la calidad de la especificación. Este proceso permite la intervención de todos los usuarios de las tecnologías, con el objetivo de que puedan aportar su conocimiento y opiniones para la mejora de los documentos.

Tras este proceso, elaborado por especialistas en la materia, se obtienen unos estándares de calidad, y al estar disponible para todo el mundo, las especificaciones se depuran exhaustivamente antes de ser consideradas como Recomendación.

Estos estándares están sujetos a la política de patentes del W3C, lo que permite que sean utilizados libremente por toda la comunidad Web. Al utilizar las mismas tecnologías, las máquinas se entienden entre sí y cualquier usuario puede interactuar con el resto

Para ayudar a los desarrolladores que deseen utilizar sus Recomendaciones, el W3C ofrece una serie de herramientas que permiten verificar si se hace una correcta aplicación de las especificaciones. Manuales de directivas o buenas prácticas de tecnologías concretas, y los validadores sintácticos de los lenguajes, son ejemplos de estas ayudas.

Poderosas razones para seguir los estándares

Hay numerosas razones por las que los estándares son necesarios. Volviendo la mirada hacia atrás, no queda muy lejos la denominada “guerra de los navegadores” que enfrentó, para sufrimiento de los usuarios, a Microsoft y a Netscape, y que dio lugar a millones de páginas llenas de trucos inconsistentes y código espurio para que funcionasen los sitios en ambos navegadores, especialmente complejas de mantener. De forma resumida, podemos señalar las siguientes razones “de peso”:

  • Se trabaja más rápido (aunque inicialmente lleve más tiempo aprenderlos)
  • El mantenimiento es más fácil, sencillo y rápido.
  • Es menos costoso
  • Centralizan el diseño (en pocos ficheros, fácilmente administrables)
  • Facilita el despliegue en cualquier SO, navegador, dispositivo (antiguo, actual o futuro) y salida (pantalla, impresión…)
  • Ficheros más optimizados (descarga y presentación más rápida)
  • Mayor accesibilidad y mejor experiencia de usuario
  • Facilitan el posicionamiento en los buscadores (marcado semántico)
  • En consecuencia, maximiza la audiencia potencial

A medida que avanza la complejidad de la Web, los grupos de trabajo del W3C se encargan de ir definiendo aquellas mejoras tecnológicas que garanticen la operatividad de las nuevas soluciones, de forma que los navegadores puedan presentar adecuadamente la información. Entre todos los estándares que nos interesan, HTML y CSS son posiblemente los más importantes para el objetivo de nuestra asignatura.

Como para otros estándares, el W3C ofrece herramientas gratuitas de validación que son muy útiles para comprobar quela forma de utilizar estos lenguajes (sintaxis) es correcta y no contiene errores:

  • Validador de HTML. Herramienta en línea que permite comprobar si el código HTML de nuestro sitio, o de una página de nuestro sitio, es correcto. La validación, que certifica la corrección del código, nos garantiza que este podrá ser visto sin problemas en cualquier navegador o dispositivo.
  • Validador de CSS. Aplicación en línea que valida la sintaxis de las hojas de estilo en cascada (CSS) que estemos utilizando en nuestro sitio. Nos ofrece un informe detallado de los errores que pueda tener, lo que facilita la corrección de los mismos.
Sistemas de validación de estándares

Como para otros estándares, el W3C ofrece herramientas gratuitas de validación que son muy útiles para comprobar que la forma de utilizar estos lenguajes (sintaxis) es correcta y no contiene errores:

  • Validador de HTML.  Herramienta en línea que permite comprobar si el código HTML de nuestro sitio, o de una página de nuestro sitio, es correcto. La validación, que certifica la corrección del código, nos garantiza que este podrá ser visto sin problemas en cualquier navegador o dispositivo.
  • Validador de CSS. Aplicación en línea que valida la sintaxis de las hojas de estilo en cascada (CSS) que estemos utilizando en nuestro sitio. Nos ofrece un informe detallado de los errores que pueda tener, lo que facilita la corrección de los mismos.
image_pdfVersión pdfimage_printImprimir