Consumo de los medios de comunicación de la población jóven

CAMBIOS EN EL MODELO POR LA COVID-19

El covid-19 ha provocado que se busquen nuevos modelos de negocio para los medios de comunicación, mediante dos procesos: digitalizarse por completo y buscar más fuentes de ingresos.

En la actualidad, la crisis sanitaria ha obligado a los anunciantes a disminuir su publicidad, por lo que es necesario que los medios busquen otro modelo de financiación que les permita sobrevivir. Además de los efectos beneficiosos, como el aumento de la oferta informativa a disposición de los ciudadanos, la digitalización y la expansión de la red también han generado consecuencias negativas para la economía de los medios tal como estaba vigente hasta ese momento. Y al teñirse de rojo las cuentas de resultados de esos medios, se ponía en riesgo, de paso, la financiación del periodismo.

Con la llegada de la digitalización, las fuentes tradicionales de ingresos –las ventas de productos impresos o audiovisuales y la publicidad– se resintieron. En el primer caso, debido a que la oferta de información se había vuelto enormemente compleja. Por un lado, porque la oferta de medios de todo tipo se había multiplicado. Por otro, porque cada vez más empresas e instituciones disponían de canales propios para comunicar sus mensajes a las audiencias.

Como consecuencia de ello, los medios iban perdiendo buena parte de su influencia y de su papel mediador en la sociedad.

ESTADÍSTICAS DEL CONSUMO DE LOS MEDIOS TRADICIONALES

PRENSA

La radio convencional pierde oyentes. Tanto la generalista como la temática mantiene unas audiencias mayores de edad son cada día más elevadas. Solo el 11,6% de los oyentes de radio tiene menos de 24 años, un indicador de que la audiencia adolescente ya no está en la radio de consumo lineal.

Las empresas radiofónicas defienden estrategias basadas en políticas de fichajes para mantenerse en el mercado y comercializar productos a partir de perfiles profesionales más protagonistas (como Carlos Herrera a COPE, o José Ramon de la Morena a OCR) pero también, desde sus portales y plataformas digitales , crean aplicaciones para dispositivos móviles que descarguen los programas de radio completos para su escucha en cualquier espacio y tiempo, lo que les permite alcanzar e interactuar con públicos más jóvenes y potenciar sistemas de consumo habituales entre las nuevas generaciones de usuarios como el podcasting.

Este modo de consumir radio gracias a los dispositivos móviles ha favorecido el consumo de podcast en un 25%, alcanzando las seis reproducciones semanales por usuario. En España más del 68% de los usuarios actualiza su lista de podcast cada tres días y en su casa los escuchan más del 32%.

Es este un escenario marcado por la crisis económica y financiera de la primera década del siglo XXI, causante de importantes cambios en el mercado de la comunicación, y agravado por la crisis del covid-19. Ha afectado a empresas, a medios, a profesionales y demás actores implicados en el sector de las industrias culturales.

image_pdfVersión pdfimage_printImprimir